artículos

El Islam y los requerimientos de la vida contemporánea (I)

JURISPRUDENCIA

El Islam y los requerimientos de la vida contemporánea (I)



El secreto de esto radica en un sólo elemento, que es la especial capacidad de discernir que fue depositada en la personalidad de ser humano y en ninguna otra cosa  de entre las criaturas, ya que a los animales les fueron delineadas unas pautas de conducta en la vida que no pueden transgredir, porque son los instintos los que los rigen y guían a sus objetivos. Es por eso que no encontramos transformaciones ni transgresiones en sus regímenes de vida, sino que permanecen circunscriptos a una misma conducta determinada desde hace miles de años. En cambio el ser humano fue creado libre en cuanto a su voluntad e innovador en su proceder. Puede marchar por el sendero de la sensatez y la corrección, como puede extraviarse en el valle del desvío y la perdición.

Así es, este es el fundamento de aquello que mencionamos anteriormente de que no toda innovación de la humanidad o fenómeno de la época es positivo y merece su adopción y aceptación.

3- Una tercera opción es que el significado de la frase se refiera a las necesidades humanas renovadas a causa de la variación de las situaciones y circunstancias. La Shari’ah islámica necesariamente debe tener un lineamiento general para satisfacer las cambiantes necesidades.

نوشته های مشابه

A esta explicación es que hay que aferrarse en forma limitada. A continuación, si Allah así lo dispone, aclararemos esto.

 

Las Soluciones Propuestas:

La cuestión planteada tiene extensas e históricas raíces. Para ella se han propuesto una serie de soluciones de parte de las diversas orientaciones ideológicas:

1- La tendencia extremista de cambio:

 

Los sostenedores de esta tendencia, opinan que la razón y los recursos que la mente y la ciencia descubren, son el fundamento para la actitud ante los fenómenos modernos, aún cuando tal postura se oponga en apariencia a las leyes de la Shari’ah.

Según esta opinión, necesariamente se debe dejar de actuar acorde a las leyes en las que aparezca variación de las necesidades sociales y económicas y se adopte requerimientos renovados. Hay algunas escuelas y tendencias religiosas que siguen este proceder en su trato con las leyes de la Shari’ah.

Como ejemplo que corrobora esta línea de pensamiento, tenemos a cierto dignatario de entre los países islámicos[2] que propuso que los trabajadores abandonen el ayuno del sagrado mes de Ramadán, ya que -según sus suposiciones- reduce las fuerzas corporales para el trabajo. Quiso cubrir ésto con un manto religioso diciendo: El Islam le da una gran importancia al trabajo y a la actividad económica, y los impulsa, y necesariamente hay que salvaguardarlos de todo aquello que interfiera en su trabajo e interrumpa su actividad.

            Esta persona no tuvo en cuenta dos importantes puntos:

PRIMERO: Está tomando al ser humano como un sistema orgánico que su única razón de ser es el trabajo y la producción, o como a un animal de carga que sólo debe portar mercancía. No ha tomado en cuenta la necesidad del ser humano de un aspecto espiritual en su vida, y que el ayuno es uno de los más claros exponentes al respecto.

SEGUNDO: Supone que el ayuno causa siempre el debilitamiento de la energía corporal, ignorando que éste es causado por las costumbres que la persona dispone para sí misma y no por el ayuno en sí. No existen dudas de que el ser humano puede salirse del marco de las costumbres imperantes sobre él, reducir su ingestión de comida y aumentar su fuerza y vitalidad espiritual. Esto lo observamos en la vida del Imam Ali(P) cuando en una carta dirigida a Uzman Ibn Hanif, menciona que de esta vida mundanal de la gente, a él le es suficiente sus pocas y simples prendas, y de entre la comida sólo unos panecillos. Continúa diciendo así: “…y tal ves uno de vosotros diga: “si en ésto está la fuerza del hijo de Abu Talib, entonces la debilidad le impide luchar contra los rivales y combatir contra los valientes”, pero ¿acaso no es el árbol del desierto de madera más rígida y el verde pasto de corteza más débil, y las plantas que necesitan poca agua mejores como leña y más lentas en consumirse?”.[3]

El Imam(P) enfatiza que aquello que señaló es una ley natural general, y no que él tuviera un estado excepcional e inusitado que lo distinga del resto de la gente.

Algunos escritores musulmanes que se orientan a la cultura occidental, suponen que la jurisprudencia islámica y sus leyes políticas, civiles y económicas, están extraídas de las costumbres sociales comunes a los árabes de la época pre-islámica, por lo que habría que reformular estas leyes de acuerdo al espíritu de la época contemporánea, quedando los conceptos doctrinales y las normas devocionales que son el real contenido de los actuales preceptos de la ley islámica. Estas creencias son lo permanente, inmutable y lo que no es afectado por los cambios culturales.

Las causas que llevan a plantear esta idea son dos:

PRIMERO: La ignorancia de algunos musulmanes respecto a los elementos de fuerza y vitalidad latentes en la Shari’ah islámica, la cual puede brindar soluciones para los modernos acontecimientos sociales y otros.

نمایش بیشتر

نوشته های مشابه

دیدگاهتان را بنویسید

نشانی ایمیل شما منتشر نخواهد شد. بخش‌های موردنیاز علامت‌گذاری شده‌اند *

دکمه بازگشت به بالا