artículos

El Principio de la No-Transgresión: Uno de los Fundamentos del Yihad Islámico

JURISPRUDENCIA

El Principio de la No-Transgresión: Uno de los Fundamentos del Yihad Islámico



Un riguroso escudriñamiento revela que esta divergencia de opiniones puede ser deducida de la interpretación de dos diferentes clases de versículos coránicos y tradiciones proféticas. Conforme a la presente, debemos referirnos a las evidencia básicas de ambas partes y sus divergencias sobre la cuestión. Los adherentes a la primera teoría han recurrido al siguiente versículo del Corán:

«Combatid por Allah contra quienes os combatan, pero no os excedáis. Allah no ama a los que se exceden»

(Al-Baqarah: 2 / 190)

نوشته های مشابه

Ibn Taimiiah ha dicho: “La autorización de luchar para los musulmanes está basada en la concesión que sus enemigos se dan a si mismos para luchar, como lo atestigua la biografía y la práctica del Profeta. Él nunca inició las hostilidades contra los idólatras y si Dios le hubiera ordenado combatir a cada incrédulo por su mera condición de tal, él hubiera estado obligado a luchar”[v]. Ibn Qaiim, uno de los discípulos de Ibn Taimiiah también ha enfatizado sobre el mismo punto, expresando que es obligatorio para los musulmanes luchar con aquellos que les combaten, y no con aquellos que no lo hacen, en virtud del versículo 190 de la Sura Al-Baqarah[vi].

Basando su dictamen en este versículo, este grupo de juristas dice que la causa de la norma legal ha sido establecida en este versículo, que es la trasgresión. En consecuencia, considerando que el advenimiento de una norma legal depende de su causa, puede concluirse que en caso de no haber trasgresión, no estará permitido entablar una guerra, ni matar[vii]. Este razonamiento ha sido establecido en forma lógica[viii].

Esta línea de pensamiento conlleva el hecho de que los individuos que se encuentran bajo protección (en un estado islámico) no se restringen a grupos especiales especificados por el Profeta del Islam (BP), sino que todos los no-beligerantes que no hubieran tomado parte en un combate, o no pudieran luchar, gozarán de protección.

Los adheridos a este punto de vista corroboran su teoría por medio de la práctica de ciertos califas, tales como ‘Umar, quien dijo: “No matéis a los mercaderes, ni a los agricultores”[ix]. Mientras que los mercaderes y agricultores no se cuentan entre aquellos a quienes el Profeta (BP) prohibió matar por su condición de debilidad, y no hay textos explícitos concernientes a ello. Esta prohibición se debe meramente al hecho de que estos últimos grupos (los agricultores y mercaderes) son civiles y no toman parte en la guerra. Auza’i e Ibn Hanbal han dado sus veredictos en favor de la inmunidad de los mercaderes y agricultores[x]. Parece ser que la diferencia entre los agresores y los que no los eran, estaba bastante clara en las mentes de estos juristas[xi].

Los adheridos a esta primera teoría no reconocen características peculiares para la clase de individuales anunciada como inmune y protegida por el Profeta del Islam (BP), sino que sostienen que el ser inmunes y el estar protegidos se debe solamente a su no-agresividad y ellos han sido mencionados en las palabras del Profeta a modo de ejemplo.

Los adheridos al segundo punto de vista sostienen que el versículo 190 de la Sura Al-Baqarah ha sido abrogado por el siguiente versículo:

«Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los idólatras donde quiera que les encontréis»

 

نمایش بیشتر

نوشته های مشابه

دیدگاهتان را بنویسید

نشانی ایمیل شما منتشر نخواهد شد. بخش‌های موردنیاز علامت‌گذاری شده‌اند *

دکمه بازگشت به بالا