artículosConocimientoestilo de vidaLetrasPublicacionesSabiduría

IMAM AL HASAN (P)

AHLULBAIT

IMAM AL HASAN (P)

De esta manera Mu’awiiah dejaba bien en claro sus intenciones. Cumplió con su última palabra, violando absolutamente todas las condiciones que había pactado con el Imam Hasan (P). Gobernó al estilo de los reyes y faraones, sin conducir según las tradiciones del Profeta (BP); acrecentó y extendió la campaña de difamación contra ‘Ali (P); persiguió a los seguidores del Imam que no podía sobornar, haciéndolos matar; conspiró contra el Imam Hasan (P) provocando su muerte y designó sucesor a su hijo Yazid.

Pero a veces en la práctica, por los antecedentes o influencia que tenía el Imam Hasan (P) le era inevitable a Mu’awiiah aceptarlas. Tal y como escribió Ibn Abil Hadid: “Ziad gobernador de Kufah, planeaba la persecución de uno de los compañeros del Imam. Éste le envió un mensaje que decía: “Nosotros pactamos con Mu’awiiah que mis seguidores no serían molestados, pero me han avisado que tú molestas a uno de ellos. ¡No lo hagas!”

Ziad no lo tomó en consideración y en contestación escribió: “Ando en su búsqueda y lo encontraré aunque se esconda entre tu piel y tu carne”.

El Imam envió el escrito a Mu’awiiah, quien a su vez se lo reprochó a Ziad y le ordeno: “¡No molestes a sus seguidores! ¡Yo en este asunto no te he dado poder!”

En una ocasión que Mu’awiiah se dirigió hacia Kufah y habló en la mezquita para tomar juramento de fidelidad de la gente. Él habló en forma despectiva contra ‘Ali (P), el Amir de los Creyentes, y el Imam Hasan (P). Entonces Al-Hasan (P) que estaba presente, se levantó y le contestó:

“¡Oh tú, que mencionas a ‘Ali! Yo soy Al-Hasan y ‘Ali fue mi padre. Tú eres Mu’awiiah, y tu padre fue Sajr (Abu Sufian). Mi madre fue Fátima, y tu madre fue Hind. Mi abuelo fue el Mensajero de Dios (BP), y tu abuelo fue Harv. Mi abuela fue Jadiyah, y tu abuela fue Futaila. ¡Que Dios maldiga a quien menosprecie nuestra reputación, disminuya nuestra nobleza, obre mal contra nuestros ancianos y se exceda en su impiedad e hipocresía!”

Mu’awiiah, utilizando diferentes caminos, trataba de injuriar a Hasan Ibn ‘Ali (P). Espiaba y a veces acechaba de tal modo al Imam y a sus compañeros que los colocaba en situaciones muy críticas. Insultaba a ‘Ali(P) y a sus seguidores; a veces sin la más mínima prudencia, hablaba mal y se burlaba de ‘Ali (P) en las reuniones en las que se encontraba presente Imam Hasan (P) y, aunque éste inmediatamente le daba una contestación que le callaba la boca, pero era un tormento para él permanecer mas tiempo en la ciudad de Kufah; por ello, decidió regresar a Medina en donde vivió diez años enseñando el Islam a la gente disipando sus duda, tal como lo hubieran hecho el resto de los Imanes bajo condiciones más o menos favorables que las que le habían tocado afrontar a él.

En Medina no cambio mucho la situación, ya que en ese entonces el gobernador de esa ciudad era Marwan, uno de los mas insolentes agentes de Mu’awiiah. El Mensajero de Dios (BP) acerca de Marwan había dicho: “El es un sapo descendiente de un sapo, un maldecido hijo de un maldecido”.

Marwan presionaba tanto a Imam Hasan (P) y a sus fieles seguidores que llegó el momento en que a estos les resultaba imposible visitar al Imam y a pesar de que estuvo diez años en Medina, pocos fueron los que pudieron aprovecharse de aquella fuente de sabiduría y conocimiento; por ello, los dichos y tradiciones que conservamos de este Imam son muy pocos.

Marwan cuando se encontraba en presencia del Imam Hasan (P), hablaba mal de su padre ‑‘Ali(P)–, y a veces obligaba a algunos a injuriar al mismo Imam. Durante estos diez años, cualquier gobernador que sucedió a Marwan no dejó de ofender y torturar al Imam y a sus compañeros.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba